Llegó marzo… y otras cosas que no han dejado de pasar

(cc) liberacion.cl

Y llegó Marzo. La vuelta de vacaciones, el estrés de las tareas pendientes, retomar la vida cotidiana olvidándose de ese descanso que pareció tan corto, pues siempre falta tiempo para el ocio. Volvemos a un poco más de lo mismo, esperando que pasen rápido los meses y volvamos a disfrutar de un nuevo verano. Así, se nos pasa el tiempo esperando que pase algo. Lo que no nos damos cuenta es que algo ya está pasando.

El 2011 fuimos testigos de uno de los movimientos sociales más intensos de las últimas décadas. Nos decían que el movimiento comenzó a decaer de a poco, que ya volvíamos a lo que -se decía- era la normalidad. Pero si algunos vieron las noticias durante febrero, y esperaron los más de cincuenta minutos en que los noticieros pasaban sus notas de farándula (cuestiones tan relevantes como quiénes eran los mejores y peores vestidos del Festival de Viña o del reality de moda) supieron que algo estaba pasando. Que además del Festival sí había noticias importantes para el país; que un grupo de chilenos, en el lejano sur, luchaba y lo sigue haciendo por exigir sus derechos.

Algunos nos enteramos que ese movimiento social, que partió con la educación, está lejos de terminar, porque aún existen muchísimas deudas pendientes en nuestra sociedad. Aysén es reflejo de un descontento que exige mayor igualdad. Lo triste es constatar que lo que estaba pasando con Aysén, por muchas semanas, fue el último hecho noticioso de la agenda comunicacional del país. ¿De qué es reflejo esto? Quizás de la centralización, o fue un intento político por acallar la situación; o quizás los medios no querían mostrar, en medio del sol, la playa y la diversión estival, que existen muchos que hoy quieren y exigen hacer valer sus derechos.

Históricamente se ha dicho que la ciudadanía parece apagada. Desde el año pasado se ha demostrado que esto no es así, que la ciudadanía chilena está cada vez más empoderada, y que exige una clase política que hasta hoy poco ha parecido representarnos. Hay un país que nos importa y esto exige que todos demos un vuelco y fijemos la mirada en nuestras deudas pendientes: si ayer fue la educación, hoy es Aysén, y quizás mañana sea la lucha por salud, por la vivienda o por un país más equitativo. Pero ojalá lo veamos en la primera plana de los medios, y no tengamos que esperar esas relevantes noticias de la farándula criolla para saber qué está pasando en Chile.

Se nos vino Marzo y comenzó a retomar con más fuerza la lucha por un país más justo. Espero que Aysén sea el primero de los muchos movimientos de este año, y que no esperemos a que vuelva el verano para olvidarnos de todo y descansar, sino que nos ocupemos hoy de todo lo que está pasando en nuestro país. Sólo así tendremos unas merecidas vacaciones.

* Javiera es socióloga de la UAH, estudiante del magíster en Ética Social y Desarrollo Humano de la misma universidad. Trabaja en el Centro Teológico Manuel Larraín y fue directora del Centro de Investigación Social de Un Techo para Chile.

Socióloga de la UAH, Magíster (c) en Etica Social y Desarrollo Humano de la misma universidad. Es Directora Ejecutiva de la Fundación Lealtad Chile y fue directora del Centro de Investigación Social de Un Techo para Chile.

Sus columnas en TAbierto

Importante: Recuerda que, al comentar una columna, aceptas las reglas y directrices de nuestro blog. Todos los comentarios serán sometidos a moderación por parte del equipo editorial.